Historia

Izamal, que en lenguaje maya es Itzmal (significa "rocío del cielo"); es una ciudad mexicana ubicada en el corazón de la península de Yucatán, cuya ancestral historia es muy rica y llena de misterios.

Según la tradición oral y algunas leyendas, los primeros asentamientos humanos en Izamal comenzaron hace aproximadamente de 2762 años. Fue fundada con el nombre de Itzmal hace 1462 años por los Itzaes quienes llegaron a Izamal desde Bacalar. Uno de los itzaes que arribaron al sitio fue el sacerdote Zamná, quien con su carisma y sus obras de beneficio social (como curaciones, enseñanzas, orientaciones, etc.) se ganó el cariño de todos los indígenas lugareños quienes lo adoraron como una deidad.

Se dice que Zamná descubrió la utilidad del "oro verde" el henequén. En su honor se construyeron decenas de monumentos denominados pirámides; entre ellas Kinich Kakmó, Pap Hol Chack, Iztamatul, Hun Pik Tok, Kabul, Tuul, Habuc, Chaltún Ha, etc. Las más importantes fueron la pirámide de Kinich Kakmoó y Pap Hol Chack; la primera, con dimensiones que se aproximan a los 700,000 metros cúbicos (con 35 metros de altura) fue el principal centro ceremonial maya de la antigüedad en el que se reunían cada solsticio de verano la mayoría de las tribus mayas provenientes de distintos puntos para ofrendar en lo más alto del edificio al Dios Zamná, quien se dice que, bajaba como un rayo de fuego que se encargaba de incinerar las ofrendas de los mayas, quienes veían dicho acontecimiento como un milagro. Kinich Kakmó aún existe hoy en día con todo su majestuoso esplendor y la belleza arquitectónica que lo caracteriza, este lugar es visitado por miles de turistas nacionales y extranjeros al año.

La otra pirámide cuyas dimensiones se estimaron aún superiores a los 700,000 metros cúbicos, fue el hogar de los antiguos sacerdotes mayas, en donde el conocimiento florecía y se almacenaba en forma de escritura maya. Los españoles que llegaron a evangelizar a los indígenas americanos, calificaron ese sitio como profano, por lo cual, con la dirección de Fray Diego de Landa, destruyeron el edificio y sobre él, erigieron un monumental convento franciscano, cuyo atrio, hoy en día, tiene dimensiones sólo comparadas con las del atrio del Vaticano. Los españoles intentaron evangelizar a los indígenas a través de la eliminación de la mayoría de sus registros escritos y sus artesanías e imponiendo la enseñanza del castellano. En dos siglos, ya nadie sabía escribir el maya original. La destrucción de los escritos mayas en aquella época fue la pérdida de los conocimientos más relevantes de los mayas.   

En la actualidad existen 7 pirámides que se pueden apreciar. Probablemente en el mítico, inexplorado y clausurado interior de Kinich Kakmó, existan algunas reliquias mayas que se desconocen.

Izamal obtuvo el título de ciudad el 4 de diciembre de 1841, dicha categoría la pierde el 13 de agosto de 1923; no obstante el 1ero. de diciembre de 1981 recupera dicho título, el cuál conserva hasta la actualidad. El 11 de agosto de 1993 recibe la visita del Papa Juan Pablo II, un acontecimiento que fortaleció las tradiciones religiosas de la comunidad.

Es importante resaltar que en Izamal siempre se respira un ambiente de tradiciones históricas y religiosas; actualmente es un centro de peregrinación en el que año con año se celebra en grande a la Virgen de la Concepción, llena de historia y significado, cuya imagen es ícono de la ciudad y considerada Reina y Patrona de Yucatán.