Personajes ilustres

Minibiografías de los personajes ilustres de Izamal

Ricardo López Méndez:

        Nacido en Izamal (1903-1989) y conocido como el vate, este personaje fue un "letrista" de compositores populares en México. Fue Director de la Biblioteca Pública y asesor de Felipe Carrillo Puerto ex-gobernador de Yucatán. Fue locutor fundador de la XEW y vicepresidente de la Sociedad de Autores y Compositores. Fundó la XECM (emisora de radio rural). Entre sus obras escribió el "Credo Mexicano" y los poemas "En tu cuerpo", "La imprenta en Yucatán" y "Voz en la piedra". También compuso la canción: Amor, amor, amor; que ha sido interpretada por Luis Miguel.

 

Don Crescencio Carrillo y Ancona:

        Religioso, literato y mayista nacido en Izamal (1837-1897). Sus trabajos estuvieron dedicados a la etnografía, arqueología, geografía e historia de los mayas. En 1884 restableció la Universidad Católica de Yucatán y tres años después fue nombrado obispo de Yucátán. Tuvo una amplia producción en literatura, publicadas en revistas y periódicos: "Izamal (ensayo geográfico)", "La raza indígena de Yucatán", "Historia general y la patria", "Compendio histórico de Yucatán", "Historia antigua de Yucatán", "Etimología de Yucatán" y decenas más.

 

Carlos Lico:

        Nacido en Izamal (1933-2009), poeta, compositor y músico, comenzó su carrera artística en los años 50 en diferentes agrupaciones, grabó discos de larga duración en Londres y Nueva York. Realizó giras en Estados Unidos, Puerto Rico y Canadá. Escribió varias canciones que fueron éxitos que actualmente son del gusto popular como: "La boa", "Liliana", "Si no te quisiera", "Todos esos días", "Alma rota", etc. Sus interpretaciones destacaron, titulándolo "la voz de oro", cantó: "No", "Adoro", "Esta tarde vi llover", "Tengo", entre otros. 

 

Don Ramiro Briceño:

        Nacido en Izamal (1916-1984) fue un escritor conocedor de la cultura y la historia de Izamal, fue presidente de la "Sociedad Cultural Itzalana" y fundador del "Club de exploradores de Yucatán", recopiló y escribió decenas de leyendas sobre la ciudad, además de biografías y otros ensayos. Varias de sus leyendas fueron publicadas en libros y revistas importantes en los medios regionales.